Hola

Hola, y bienvenido a Laetril.

He decidido comenzar este blog después de que varias personas me hayan pedido explicaciones sobre mis repetidas referencias a algunos libros en mi blog principal, Nothing Ever Happens, o en conversaciones de café. En particular, libros como Peopleware o The Mythical Man-Month, o algunos fragmentos de libros de Steve McConnell, Joel Spolsky y otros autores, parecen ser temas recurrentes de conversación, así que quizá merezcan este espacio.

Este blog se llama Laetril, que es el nombre abreviado del compuesto químico que en inglés se llama laevomandelonitrile. Menciono el nombre en inglés porque es la única manera de comprender de dónde viene la palabra “laetril”: Delaevomandelonitrile se obtiene laetrile por contracción, y esto se españoliza a laetril. El laetril, o vitamina B17 (que no es una vitamina), es una sustancia que se extrae del hueso de las ciruelas y frutos relacionados, aunque creo que también se puede obtener de forma sintética. En el siglo XIX algún listo dijo que servía como cura contra el cáncer y la gente se lo creyó, pero más tarde se demostró que no es cierto. Es más, el laetril es un compuesto de azúcar más cianuro, fíjate que combinación más maquiavélica: nada menos que dos moléculas de glucosa, tan dulces ellas, enlazadas a una molécula de cianuro, veneno mortal. De hecho, el laetril no solo no cura el cáncer, si no que te puede matar si te tomas una cantidad suficiente, por dulce que parezca.

Además de las razones químicas, Tom DeMarco y Timothy Lister, los geniales autores de Peopleware, usan el laetril para dar nombre y tema metafórico a uno de los capítulos de dicho libro. El laetril es la solución a todos tus problemas, la droga mágica, el remedio que esperabas… pero que, cuando lo pruebas, no funciona. Ya, ya sé que todo el mundo dice que mola mucho. Pero no, no funciona. ¿Es posible que algo que está tan de moda, algo que todo el mundo sabe que funciona, realmente no funcione? Pues ya ves.

Mi intención en este blog es compartir mis ideas acerca de cómo podemos mejorar la forma en la que realizamos nuestro trabajo, y cuando digo “nuestro”, me refiero a los que somos trabajadores del conocimiento, es decir, usamos fundamentalmente nuestra mente para manipular información como modo de trabajo. Esto no solo incluye a los informáticos y demás geeks; si tu herramienta principal de trabajo es un ordenador y/o cualquier otro instrumento de representación de información, entonces eres un trabajador del conocimiento casi con total seguridad, y por lo tanto te pueden interesar leer este blog.

Espero tocar temas relacionados con la organización del espacio de trabajo, la organización de los equipos de personas, le gestión de la información (tal como emails) y las buenas prácticas de dinámica de grupo (cómo llevar una reunión, por ejemplo). Piensa por un momento que mi background tiene mucho de ingeniero y poco de psicólogo, por lo que apuesto que lo que en este blog vas a leer va a desviarse significativamente de lo que a menudo se considera la ortodoxia en estos campos.

Y ya basta de introducción, ¿no?

2 respuestas a Hola

  1. Si algo creo que me va a gustar de este blog es la poca ortodoxia del que lo escribe!! Yo, haciendo caso a tus consejos me compre el libro Peopleware y creo que es un libro muy muy bueno. Aunque para “sacarle todo el jugo” en mi caso, sería necesario una traducción al castellano, porque se me escapan algunos detalles.

    Pues nada, ánimo con este blog!!!

  2. cesargon dice:

    Muchas gracias, Aitor🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: