El teléfono en la práctica

Un amigo me pidió el otro día que explicara las implicaciones prácticas de mi post reciente acerca de la nueva ética del teléfono. Parece ser que este post es un poco abstracto y no es fácil extraer recomendaciones prácticas. Intentaré responder aquí a las cuestiones que planteaba mi amigo.

¿Debo entonces no responder al teléfono nunca?

No. Debes responder al teléfono selectivamente, dependiendo de lo que estés haciendo cuando suena. Del mismo modo que priorizas otras tareas y decides cuál va antes de cuál otra, haz lo mismo con el teléfono. Cada vez que suene, decide si esa llamada tiene prioridad sobre lo que estás haciendo en ese momento o no. Si estás haciendo algo muy importante o que requiere máxima concentración, puedes no responder a nadie. Si estás haciendo algo rutinario, poco urgente y sin prioridad, puedes responder a todas las llamadas. Tú eliges. Pero elige conscientemente.

Yo, por ejemplo, jamás cojo una llamada cuando estoy en una reunión, o cuando estoy hablando cara a cara con alguien. Me parece una falta de respeto enorme. Cuando estoy solo trabajando con el ordenador, entonces puedo coger alguna llamada, dependiendo de lo concentrado que esté. Muchas veces dejo que me dejen un mensaje en el contestador, y cada par de horas, cuando hago un descanso, compruebo los mensajes y respondo las llamadas que me parecen urgentes.

Todo esto, evidentemente, funciona mejor cuando sabes quién te llama, como en el caso de los móviles y algunos fijos. Pero también se puede aplicar cuando no lo sabes.

¡No responder al teléfono nunca sería un desastre!

Esta actitud de no responder al teléfono siempre, ¿no obstaculiza el flujo del trabajo?

Al revés: las mejora. Date cuenta de que cada vez que respondes al teléfono estás abandonando otra tarea. Cuando abandonas esa tarea, el flujo de actividades en tu trabajo sufre. Por lo tanto, cada vez que decides no coger el teléfono y continuar con la tarea en la que estás enfrascado, tu negocio puede salir ganando.

Una vez que suena el teléfono, ya me ha interrupido; qué más da cogerlo

Es verdad que el timbre del teléfono te interrumpe, pero te interrumpe mucho más, y durante mucho más tiempo, una conversación. Además, la conversación interrumpe también a la persona que te llama, no solamente a ti.

Lo ideal es poder silenciar el teléfono si estás trabajando en algo muy importante y no deseas ser molestado. Consigue un teléfono que pueda silenciarse. Si no puedes, desconéctalo cuando quieras tranquilidad.

Espero que estos consejos prácticos sean más fáciles de entender que mi post anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: